Qam Hina (Como tú) – Una lengua marginada que nos interpela

Ella va con su sombrero y con las mejillas rojas heridas por el frío
Su falda larga y colorida embellece su cuerpo con ternura

Paymi chukuwan chirimanta puka uya, paspa uya kara
Suni niraqkuna walin
Payta munaychata sumaqyachin chhika mayhuaywan

 

 

Qam Hina, (Como tú) el tema con el que despedimos un año en el que tanto hemos compartido, Renata Flores dialoga, en una lengua que no comprendemos porque es una de las lenguas de los vencidos, con una niña quechua que quisiera jugar, reir, o educarse, pero que nunca conoció la democracia ni a sus abuelos, que murieron en una guerra incomprensible.

Una niña que “caminaba horas para aprender y entender el mundo en el idioma de otros”. Una niña que corría mientras el viento golpeaba su rostro congelado y a la que alguien siguió en la semi oscuridad cuando regresaba de la escuela al caer la tarde…

Una niña que después de lo vivido, tendrá que demostrar que aún está a tiempo de romper el miedo y atreverse a volar más alto.

Es difícil entender cómo tantos dramas acumulados (la pobreza y el trabajo infantil, la violencia política y la violencia del patriarcado, la marginalización de los que son dignamente “otros” desde hace 500 años, la resaca más indecorosa de la colonialidad, puden caber en un relato tan bello y delicado… pero así es, afortunadamente, el arte.

Un camino que es también una lengua

Cuando a los 14 años Renata Flores le pidió a sus abuelas que la ayudaran a traducir The house of the rising sun al quechua, la extraña idea pudo ser vista, con condescendencia, como un capricho de adolescente que intenta ser innovadora y rebelde pero está, apenas, iniciando su camino.

There is a house in New Orleans
They call the Rising Sun
And it’s been the ruin of many a poor boy
And God, I know I’m one …

Así comenzaba aquella vieja canción de los años posteriores a la Gran Depresión, retomada por The Animals en 1964, en la que se hacía referencia a un burdel y a la vida de los blancos pobres en los manglares del Delta del Mississippi… y ¿qué tenía que ver aquello con las experiencias de una adolescente de clase media en el Perú de la segunda década del Siglo XXI?

Posiblemente poco, pero lo destacable es que la adolescente, que en aquel momento estaba participando de un concurso de cantantes jóvenes en un insustancial reality show de TV, mostrara interés en la visibilización de lo que se esconde en los pliegues de lo no dicho y, como si eso fuera poco, se atreviera a hacerlo en un idioma alejado diametralmente de la popularidad y del glamour.

Y desde entonces, fusionando el trap con el pop o la cumbia amazónica, sacando a la luz la vulnerabilidad de las niñas collas metidas a la fuerza en la cama de cualquiera con poder, rescatando del olvido a mujeres que en algún momento quisieron educarse cuando eso les estaba prohibido, o trayendo hacia el presente figuras históricas como la de Francisca Pizarro, la hija del conquistador en “Kaypiraqmi Kachkaniku” (“Todavía estamos aquí”) o la princesa inca Quispe Sisa, aquel camino iniciado por Renata Flores con sus abuelas, no se detuvo y ha ido cada vez más lejos. Más dentro.

 

COMO TU

Quiero jugar
Quiero soñar
Quiero reír
Quiero estudiar
Quiero hablar
Quiero cantar
Quiero jugar
Quiero soñar

Ella va con su sombrero,
las mejillas rojas heridas por el frío
Su falda larga y colorida
embellece su cuerpo con ternura

No conocí a mis abuelos
porque murieron en una guerra incomprensible
que solo causó muertes inocentes…

Pero mejor, volvamos a mi historia
porque

No, no, no, no, que no vuelva
No, no, no, no, jamás

Yo también sufrí una muerte inconsciente
Rompe tus miedos

Quiero jugar
Quiero soñar
Quiero reír
Quiero estudiar
Quiero hablar
Quiero cantar
Quiero jugar
Quiero soñar

Como tú
Como tú
Como tú

Crecí con mi único amigo del lado
jugando vendados, un juego que inventamos
y mientras corríamos
el viento golpeaba nuestros rostros congelados
nuestros zapatos viejos pisaban los charcos de agua que mojaba mis pies
y eso fue a los diez años
creciendo en la campo verde y blanco

Caminaba horas para aprender y entender el mundo en el idioma de los otros.
Cansada y asqueada de recibir pan con agua

Terminaba a las 3 pero llegaba a casa a las 6
La luz empezó a desvanecerse, sentí pasos ajenos.
Me siguió

No, no, no, no, y sin saber qué hacer
No, no, no, no, su sombra se confundía con el atardecer

No, no, no, no, nadie me escuchó

No conocí la democracia

Quiero jugar
Quiero soñar
Quiero reír
Quiero estudiar
Quiero hablar
Quiero cantar
Quiero jugar
Quiero soñar

Como tú

Demuéstrales que puedes volar.
Todavía no lograste el vuelo más alto

Rompe tus miedos

Quiero jugar
Quiero soñar
Quiero reír
Quiero estudiar
Quiero hablar
Quiero cantar
Quiero jugar
Quiero soñar

Como tú

Qam hina

Munani pukllayta
Munani musquyta
Munani asiyta
Munani yachayta
Munani rimayta
Munani takiyta
Munani pukllayta
Munani musquyta

Paymi chukuwan chirimanta puka uya, paspa uya kara
Suni niraqkuna walin
Payta munaychata sumaqyachin chhika mayhuaywan

Hatun taytaykunayta man riqsinichu
mana hamutasqay awqa tinkupi wañukunku
Chayna Ch’uya sunqullata wañuyta ruran

Aswan allinta ñawpa ñuha willayniyta kutimusun
nispachaqa

Manan no, manan no, manan no, manan no
Hina kutiwaqchu

Manan no, manan no, manan no, manan no
mana ymaypachapas

Ñuqapas manan hamutaq wañuyta usuycuniway

Manchakuyta pakiy

munani pukllayta
munani musquyta
munani asiyta
munani yachayta
munani rimayta
munani takiyta
munani pukllayta
munani musquyta

Qam hina
Qam hina
Qam hina

Masillaywanmi wiñani
ñawikunata wankispa
pukllaqta qaparichispa
chaykama brinkaspa
wayra qasasqa uyayta maqaycun
mana tukuq ojotay qucha yacuta saruspa chakyita chimpaykun
Chaymi chunka watayuq
pampa yuraqpipas puturispa

ñawraypachapi purini, huk runa simimpi tiqsi muyu pachata yachay hamutaypaq
pisipani tanta yakuta chaskiyta ya

kinsa pachapi tukuni, suqta pachapi chayaramuni
akchi chinkakuyta qallarin hapay hukpa musiani
qatipaycuwan

Manan no, manan no, manan no, manan no yachanichu imata ruayta

Manan no, manan no, manan no, manan no, llantunmi chisiyaywan quñunakun

Manan no, manan no, manan no, manan no, pipas uyarinchu
qispiripachata yachanichuway

Manchakuyta pakiy

munani pukllayta
munani musquyta
munani asiyta
munani yachayta
munani rimayta
munani takiyta
munani pukllayta
munani musquyta

Qam hina

Paway atiyta kaqta qhawachiy
Paway astawan amaraq tarinkichu atipayta antinkin
Au
Manchakuyta pakiy

munani pukllayta
munani musquyta
munani asiyta
munani yachayta
munani rimayta
munani takiyta
munani pukllayta
munani musquyta

Qam hina

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!

Suscribiéndote recibirás, quincenalmente, una puesta al día de las notas publicadas, los materiales periodísticos que compartimos con otros medios de la prensa canadiense y del exterior, y sugerencias acerca de actividades culturales y recreativas de tu interés.