Después de enormes sacrificios, l@s trabajador@s de la salud de Ontario enfrentan recortes salariales

Los trabajadores de la salud que han estado a disposición de los pacientes y sus familias en todos los rincones de Ontario durante la pandemia de COVID-19 le están diciendo al gobierno de Ford que su programa de restricción salarial devalúa profundamente la contribución que han hecho y que debe cesar. .

Durante casi 16 meses, el personal de atención médica de primera línea ha superado un desafío tras otro en la lucha contra el coronavirus. Casi 23.000 trabajadores de la salud se han infectado con COVID-19 y 24 han fallecido. Han trabajado turnos prolongados, horas extras obligatorias, fin de semana tras fin de semana, con vacaciones canceladas, aislándose de sus familias para protegerlos, sin quejarse porque sabían que la gente de Ontario los necesitaba.

El personal de salud, que es mayoritariamente femenino, ha sido sometido a tres rondas de congelamientos salariales provinciales en 15 años. El último (Proyecto de Ley 124) fue presentado por el gobierno de Ford en noviembre de 2019. Los impactos de la legislación de restricción salarial en los servicios de salud, profundamente feminizados, una son tremendos, retrasando la equidad salarial muchos años y ampliando aún más la brecha salarial de género.

La inflación en marzo de 2021 fue del 2,2% y se prevé que continúe aumentando. El proyecto de ley 124 restringe aumentos de los salarios de los trabajadores de la salud a un máximo del 1%, incluidas las mejoras en las prestaciones. En términos reales, esto significa un recorte salarial real para cada uno de los tres años de aplicación de la legislación.

Esta restricción salarial no se aplica a los servicios esenciales dominados por hombres, como la policía y los bomberos. Las disparidades aumentan aún más porque muchos sectores del sector de la salud, incluidos los hogares de atención a largo plazo con fines de lucro, están excluidos de su aplicación. Debido a que el proyecto de ley 124 pone un límite a la compensación general, evita que los trabajadores de la salud negocien apoyos para la salud mental o licencias por enfermedad para los empleados a tiempo parcial que contren COVID-19 en el trabajo.

El proyecto de ley 124 está siendo impugnado en los tribunales por varios grupos diferentes; todos piden su derogación. ONA ha presentado Recurso Constitucional.

Esta es una situación que el gobierno de Ford debe corregir. Es necesario derogar el proyecto de ley 124 de inmediato, dicen la Asociación de Enfermeras de Ontario (ONA), el Consejo de Sindicatos de Hospitales de Ontario (OCHU-CUPE), SEIU Healthcare y Unifor. En conjunto, los cuatro sindicatos representan a más de 200.000 enfermeras, trabajadores de apoyo personal, servicios de control ambiental / de infecciones, personal administrativo, profesional y de otro tipo de atención médica en hospitales, atención a largo plazo, y entornos comunitarios.

Citas:

“Como enfermeras y profesionales de la salud, nos apasiona lo que hacemos. Sin embargo, después de más de una década de contratos que no reflejan ni el trabajo altamente especializado que hacemos ni reconocen el valor de las enfermeras y los profesionales de la salud para el sistema, estamos diciendo que ya es suficiente. Desde 2010, los salarios reales de las enfermeras registradas y los profesionales de la salud se han reducido en un cinco por ciento. Es hora de derogar el proyecto de ley 124 y mostrarles a lass valientes enfermeras registradas y profesionales de la salud que son valorados y respetados «.

Vicki McKenna, RN, presidenta de la Asociación de Enfermeras de Ontario (ONA)

“Redistribuida de su hospital a un trabajo de atención a largo plazo, cuidó sóla a 12 residentes con COVID-19, durante todo el día durante días. Tenía miedo de poder llevar el virus a su familia, pero sabía que no había nadie más para cuidar de estos residentes y salvó a todos menos a uno. Multiplique este desinterés cientos de miles de veces para obtener una imagen del heroísmo y la compasión del personal sanitario. No aceptamos que el agradecimiento del gobierno de Ford sea un recorte salarial real y pedimos la derogación del proyecto de ley 124 ”.

Michael Hurley, presidente, Unión Canadiense de Empleados Públicos (CUPE), Consejo de Sindicatos Hospitalarios de Ontario (OCHU).

“Las mujeres trabajadoras son enfermeras, trabajadoras de apoyo personal, trabajadoras de cuidado infantil, trabajadoras de servicios de desarrollo y tantas otras que a los políticos de Queen’s Park ahora les gusta llamar héroes y campeones. Pero son estos héroes y campeones los que están viviendo con las consecuencias de un Premier que decidió poner un tope a sus salarios para poder recortar los impuestos a las grandes corporaciones. No sólo porque estas trabajadoras respondieron al llamado durante la pandemia, sino por lo que siempre hacen, es hora de que Doug Ford revoque el proyecto de ley 124 y les dé a nuestros trabajadores de la salud los salarios justos que se merecen «.

– Sharleen Stewart, presidenta de SEIU Healthcare

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!

Suscribiéndote recibirás, quincenalmente, una puesta al día de las notas publicadas, los materiales periodísticos que compartimos con otros medios de la prensa canadiense y del exterior, y sugerencias acerca de actividades culturales y recreativas de tu interés.