50 años de Los Papeles del Pentágono – The most dangerous man in America

La publicación de Daniel Ellsberg de los Papeles del Pentágono, de la que esta semana se cumplen 50 años, representa una de las acciones no-violentas más dramáticas del movimiento que ayudó a poner fin a la guerra de Vietnam. También fue una de los más impactantes, ya que precipitó los eventos que llevaron a la caída de Richard Nixon.

Por Robert Levering. . Activista contra la guerra de Vietnam desde 1967 hasta 1973. Fue asesor del film”The Boys Who Said NO!” sobre el movimiento de resistencia al servicio militar obligatorio, y es el productor ejecutivo de “El movimiento y el loco”, un documental sobre el impacto en Nixon de las manifestaciones en contra de la guerra del otoño de 1969.

Traducción:
Latin@s en Toronto

Los medios le han dedicado muchísimo espacio con a la historia de los Papeles del Pentágono. No es de extrañar. En aquel momento capturó titulares de primera plana durante semanas: documentos ultrasecretos revelaron décadas de duplicidad gubernamental; un denunciante eludió una persecución masiva del FBI; el New York Times desafió al presidente y publicó los documentos filtrados; los principales periódicos se unieron al desafío; una decisión histórica de la Corte Suprema reivindicó a los medios de comunicación y el denunciante, finalmente, evitó una pena de prisión de más de 100 años.

Si el movimiento contra la guerra de Vietnam ha producido alguna celebridad, seguramente es Daniel Ellsberg. Dos importantes cineastas han llevado la historia a la gran pantalla: el documental nominado al Oscar de 2009 “The Most Dangerous Man in America ” y la película de 2017 “The Post”, dirigida por Steven Spielberg y protagonizada por Meryl Streep y Tom Hanks.
El mes pasado, la Universidad de Massachusetts Amherst patrocinó una importante conferencia sobre el legado de los Papeles del Pentágono con la presencia de Ellsberg, el también denunciante Edward Snowden, el asistente de Nixon John Dean y alrededor de dos docenas de periodistas, activistas e historiadores. (Si se perdió la conferencia, le recomendamos ver la grabación).

En lugar de disfrutar de su fama, Ellsberg la ha utilizado sin descanso para impulsar causas progresistas en plataformas grandes y pequeñas, o se unió a acciones de desobediencia civil en todo el país. (Puedo dar testimonio de ello porque fui arrestado con él hace cuatro años, en una protesta realizada en un depósito de armas nucleares, cuando Daniel contaba ya con 86 años. Mientras estaba bajo custodia, comentó que lo habían arrestado aproximadamente la misma cantidad de veces que su edad).

La historia escondida de la persona que protagonizó el episodo conocido como los Papeles del Pentágono es casi tan dramática como la pública. Como ex infante de marina, Ellsberg era un anticomunista entusiasta que había pasado varios años en Vietnam trabajando para su gobierno y luego para un contratista de defensa, pero poco a poco se había desilusionado con la conducción de la guerra y con las falsedades que la perpetuaban.

Pero, debido a su propia trayectoria, Daniel tenía un conocimiento mínimo del movimiento contra la guerra o sobre los fundamentos de la no-violencia hasta que conoció a varios activistas en una conferencia en Princeton en 1968, en especial a una mujer india llamada Janaki, quien lo introdujo a la filosofía de Gandhi y Martin Luther King. Ellsberg estaba impresionado. En sus memorias “Secretos”, Ellsberg recuerda que para él todo aquello era una “forma genuinamente nueva” de pensar. “Parecía que incluso podría ofrecer … una oportunidad de lograr un cambio real lejos de la violencia y la venganza”.

Cualquiera que haya pasado algúnas horas con Ellsberg queda impresionado por su intensidad y minuciosidad. Por lo tanto, no es sorprendente que pasara gran parte del año siguiente leyendo todo lo que pudo sobre la no violencia: King, Gandhi, Thoreau, Tolstoy, Joan Bondurant, Barbara Deming, entre otros. Aunque todavía trabajaba para un contratista de defensa, asistió a otra conferencia, patrocinada por War Resisters International. Allí conoció a varios resistentes al reclutamiento, uno de los cuales, un cuáquero llamado Bob Eaton, fue sentenciado a tres años de prisión por resistencia al reclutamiento en medio de la conferencia. Otro, Randy Kehler, miembro del personal de la Liga de Resistentes a la Guerra, pronunció un discurso que cambió la vida de Ellsberg. Randy afirmó en él que estaba esperando “ir a la cárcel, sin remordimientos ni miedo, porque sé que todos aquí y mucha gente en todo el mundo, como tú, seguirán adelante”.

Las palabras de Randy golpearon a Ellsberg “como si un hacha me hubiera partido la cabeza y mi corazón quebró”. Salió del pasillo y se dirigió al baño de hombres, donde lloró incontrolablemente durante aproximadamente una hora. “Lo que acababa de escuchar de Randy me había planteado la pregunta: ‘¿Qué podría hacer, qué debería estar haciendo, para ayudar a poner fin a la guerra ahora que estaba listo para ir a la cárcel por ello?’”.

Y conocía la respuesta: divulgar documentos ultrasecretos en que estaban en la oficina en la que trabajaba oficina y que se conocerían como los Papeles del Pentágono. El guerrero frío se había transformado en un anti-guerrero.

La importancia de no estar solo

El relato de Ellsberg sobre su conversión revela dos factores importantes que contribuyeron a la efectividad de su acción. Primero, no solo se había convencido intelectualmente de que tenía que hacer algo contra la guerra, sino que se alió con el movimiento contra la guerra. Este no era un asunto menor. Para sus asociados en el gobierno y su empleador contratista de defensa, se había pasado al enemigo.

Durante la conferencia de War Resisters International, se hizo amigo de varios activistas e incluso se unió a una manifestación frente al palacio de justicia donde Bob Eaton fue sentenciado. Durante el siguiente año y medio, Ellsberg se puso en contacto discretamente con otros anti-guerreros mientras copiaba y preparaba los documentos. Y, solo un mes antes de que se publicaran, Ellsberg participó en Mayday, la acción masiva de desobediencia civil en la que los manifestantes contra la guerra intentaron bloquear las calles de Washington, DC, para evitar que los empleados del gobierno llegaran a sus oficinas. La policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar al grupo de afinidad de Ellsberg, que incluía a los profesores Howard Zinn, Noam Chomsky y Marilyn Young.

Una vez que el New York Times publicó la primera entrega de los Papeles del Pentágono, la red de activistas pacifistas de Ellsberg ayudó a facilitar su permanencia en la clandestinidad durante dos semanas mientras enviaba paquetes con documentación a otros periódicos, una razón crucial por la cual, a pesar de sus mejores esfuerzos, el gobierno fue incapaz de detener las publicaciones.

En este sentido, Ellsberg contrasta con la mayoría de los denunciantes recientes que esencialmente actuaron como lobos solitarios. Sus valientes revelaciones fueron recibidas con aprobación por segmentos de los medios de comunicación y en los círculos progresistas. Pero los muchos aliados de Ellsberg dentro del movimiento pacifista amplificaron enormemente la visibilidad y el impacto de su acción. Habló con grandes multitudes de seguidores en los meses previos a su juicio. Y el juicio en sí se convirtió en una causa célebre y en un foro antibélico muy publicitado.

La importancia del valor personal

La intrepidez personal de Ellsberg fue el segundo factor que contribuyó al éxito de su acción. Al igual que con la historia de su decisión de actuar, Ellsberg fue profundamente influenciado por Gandhi, quien escribió: “La resistencia no-violenta no puede dar un paso sin valentía. Quienes pretenden seguir el camino de la resistencia no-violenta deben estar libres de temor, ya sea en cuanto a sus posesiones, el falso honor, sus familiares, el gobierno, las lesiones corporales, o la muerte “.

Ellsberg internalizó este principio para poder dar el paso de salir de la clandestinidad después de dos semanas de evadir la masiva persecución del FBI. Mientras se acercaba al juzgado de Boston rodeado por los medios de comunicación y decenas de activistas, un periodista le preguntó: “¿Cómo te sientes con respecto a ir a prisión?” Ellsberg respondió simplemente: “¿No irías a la cárcel para poner fin a la guerra?”

En efecto, Ellsberg estaba demostrando que no temía por las consecuencias de su acción. De hecho, estaba desafiando abiertamente a las autoridades, en la misma tradición que los opositores al reclutamiento, los manifestantes por los derechos civiles en Birmingham y Selma, y los participantes en la Marcha de la Sal de Gandhi.

Un abierto desafío como ese pone en una situación muy difícil al oponenteoponente. Si no actúan, se muestran débiles y los resistentes no-violentos ganan. Para evitar eso, casi siempre, los que están en el poder toman medidas enérgicas mediante intimidación, arrestos o violencia física.

La reacción de las autoridades pone en marcha una dinámica que el teórico de la no-violencia Gene Sharp denominó “jiujitsu político”. Si reaccionan con demasiada fuerza, pueden encontrar que su represión fracasa, especialmente si los que se resisten permanecen no violentos y brindan un contraste dramático con la violencia estatal. La golpiza de la policía estatal de Alabama a los manifestantes en el puente de Selma es un buen ejemplo. Su comportamiento conmocionó a la nación y resultó en la aprobación de la Ley de Derechos Electorales).

En el caso de los Papeles del Pentágono, Nixon se enfureció tanto por la flagrante violación de la ley por parte de Ellsberg que no se contentó con hacer que el denunciante fuera procesado, sino que creó una unidad secreta llamada Plumbers que allanó ilegalmente la oficina del psiquiatra de Ellsberg y llegó hasta la agresión física durante una manifestación. Nixon incluso trató de sobornar al juez de primera instancia ofreciéndole el puesto de jefe del FBI.

Los intentos por acallar a Ellsberg y reprimir lo que se gestaba fracasaron rotundamente. El caso fue desestimado y las actividades ilegales de la unidad Plumbers, creada para detenerlo, condujeron al episodio Watergate, y a la deshonra y la renuncia de Nixon.

Por su parte, el coraje de Ellsberg no ha disminuido aunque ya ha pasado los 90 años. En mayo de 2021 colaboró con la publicación de documentos secretos que revelan que el ejército estadounidense consideró seriamente un ataque nuclear contra China por la disputa de 1958 sobre Taiwán ya que considera que hoy existe una amenaza similar.

Al publicar los documentos, Ellsberg desafíó al gobierno a que lo procese bajo la Ley de Espionaje, la misma ley bajo la cual se ha acusado a otros denunciantes recientes. A su juicio la ley es inconstitucional ya que coharta el derecho del público a saber qué está haciendo su gobierno. Como discípulo de la no-violencia, Ellsberg está dispuesto a arriesgarse a pasar el resto de su vida en prisión por el bien de los futuros denunciantes.

Robert Levering fue un activista contra la guerra de Vietnam desde 1967 hasta 1973. Fue asesor de la película recientemente terminada, “The Boys Who Said NO!” sobre el movimiento de resistencia en borrador, y es el productor ejecutivo de “El movimiento y el ‘loco'”, un documental que pronto se completará sobre el impacto en Nixon de las manifestaciones en contra de la guerra del otoño de 1969.

WAGING NONVIOLENCE
WAGING NONVIOLENCEhttps://wagingnonviolence.org/
Waging Nonviolence is an independent, non-profit media platform dedicated to providing original reporting and expert analysis of social movements around the world. We believe that when ordinary people organize they have incredible power and are the drivers of social change — not politicians, billionaires or corporations.