¡Eran varas, Señor. Eran varas, Señor!!

Este chiste me lo contó un niño refugiado en Costa Rica (que de Dios goce), por lo que lo recuerdo con mucho amor. Ya lo imagino contándole chistes a los angelitos en el cielo…

Aquel niño contaba que había una vez un grupo de asistentes a una cierta iglesia (no diremos cual) cantando la canción que dice: “Danos fuego Señor.” .

En DIÁLOGOS no queremos eludir los temas polémicos, porque dialogar y poder disentir acerca de ellos es la única forma de construir opiniones fundadas.
Le agradecemos a don Rodolfo Molina que nos permita conocer la suya (aunque podamos no coincidir plenamente con ella) y nos complace compartirla con nuestros lectores/as.
Para eso estamos.

Y de repente cae un rayo en la iglesia y todo agarró fuego, entonces todos salieron al patio y cantaban: “Eran varas Señor, eran varas Señor…” (varas = bromas)

Este chiste viene a propósito de la crisis política actual de El Salvador.

Allá por los años 70, 80, 90 y un poco más, la consigna era: “¡El pueblo unido jamás será vencido!” y todo con vistas a la toma del poder. Bueno, y de repente Dios escuchó los “gritos tumultuosos” del pueblo y le concedió la unidad que tanto anhelaba y por la que tanta sangre de héroes y mártires fue derramada.

Este acontecimiento agarró desprevenidos a los agitadores revolucionarios tradicionales, que hoy alzan el grito al cielo como el chiste de los evangélicos “Eran varas Señor” y se rasgan las vestiduras diciendo que ‘no es bueno para el pueblo el poder absoluto’ y que ‘la democracia está en peligro’, y que ‘se corre el peligro de otra dictadura’, y que ‘es mejor el balance de poder’ etc. En otras palabras: “Machete estate en tu vaina”.

¿Porque le meten miedo al pueblo?, porqué temerle al futuro? ¿Por qué no mejor pensar que Mons. Romero está resucitando en el pueblo como él lo profetizó?

Pensemos lo contento que estaría San Oscar Romero, al ver que los tugurios están siendo reemplazados por casitas decentes para el pueblo, que durante la pandemia los soldados le lleva la comida a las casas a las familias que necesitan, que hay medicinas en los hospitales y clínicas, que ya no se persigue a los sindicalistas, sino que, al contrario, son tomados en cuenta en las decisiones del Ministerio de Trabajo, que por primera vez en la historia este 1º de Mayo fueron recibidos en casa presidencial para recibir sus demandas, que la criminalidad ha bajado en un 80 por ciento, que los niños y niñas del país tienen las mismas oportunidades de estudio en condiciones de igualdad, que por primera vez en la historia los prisioneros pueden salir de la cárcel a trabajar para reincorporarse a la sociedad, que la gente está satisfecha con las decisiones del nuevo modo de gobernar en el país. (Entre otras muchas cosas buenas).

Pero, hay personas que se escandalizan porque China ha dicho que “El pueblo salvadoreño tiene la sabiduría para resolver sus problemas”, esto incluyendo algunos curas ‘Eminencias’ como el rector de una universidad, aunque se supone que se trata de gente del “pueblo”. No hablemos de la calaña de corruptos y maleantes que se han mantenido en el poder por tantos años.

Hoy el pueblo agarró “vara” y tomó las cosas en serio. Allí tenemos a la nueva Asamblea Legislativa, con una juventud capaz y valiente, que desde el primer día está haciendo nuevas todas las cosas y “barriendo la casa” para bien de las mayorías populares y haciendo honor al legado de Mons. Romero.

Se acabó el tiempo en que “se amarraba al chucho con chorizo“ y no se lo comía.
Para mí la señal de que se están haciendo bien las cosas es el cacareo de ‘la comunidad internacional» empezando por la OEA y los expertos en promover Golpes de Estado contra gobiernos progresistas.

Y qué decir de los gringos que siempre recurren al chantaje como medio de intimidar a los gobiernos que no se arrodillan o besan su bandera como lo hizo Duarte el 14 de octubre de 1987.

Ahora la amenaza (que ya comenzó a cumplirse esta misma semana) es el retiro de asistencia a instituciones salvadoreñas, “no más TPS, no visas, no remesas, deportaciones, etc”. Lo mismo de siempre. Esperamos que nuestra juventud gobernante sabrá resistir con sabiduría todas las amenazas y trampas anti-pueblo.

He aquí la profecía de Roque Dalton: “El turno del ofendido”.

Mayo. 2021.

RODOLFO MOLINA
Rodolfo Molina es un activista comunitario salvadoreño residente en Toronto desde hace 30 años. Catequista promotor de la solidaridad y fe cristiana comprometida con la causa de los oprimidos y Romerista de corazón.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!

Suscribiéndote recibirás, quincenalmente, una puesta al día de las notas publicadas, los materiales periodísticos que compartimos con otros medios de la prensa canadiense y del exterior, y sugerencias acerca de actividades culturales y recreativas de tu interés.