De AFROFEMINAS – Feliz revolución, compañeras

Se acerca el 8m. Otro año más de celebración en muchos sitios, porque la violencia patriarcal, aún, no ha podido cercenar nuestra voz. Entonces salimos en manadas, en dúos, o solas; bailamos, cantamos consignas, mirándonos nerviosas y entusiasmadas; les damos la mano, o un abrazo, a toda mujer con las que nos cruzamos, aunque seamos diferentes, aunque no nos conozcamos, aunque probablemente, al otro día ya no lo hagamos. .

Dayana Catá

‌Educadora especial y escritora. Ante todo humana, negra, cubana, mujer y activista. Todo en ese orden y con el mismo grado de intensidad

Usamos nuestros cuerpos, condicionados de vida y revolución, para en cada zancada, sacudir a un sistema que nos sigue matando, violando, e intentando silenciar de todas las formas posibles. Otro año más de protesta y rabia, porque nuestros cuerpos siguen calientes, y pensamos que no es justo, que en esas filas, y bajo esos cantos falten tantas. Entonces nos retorcemos de dolor ante lo injusto de la brecha salarial, recordamos la posibilidad utópica y lejana de poder romper de una vez, el techo de cristal, sin tener que pelear cada día, hasta el cansancio. Pensamos desgarradas en la ablación genital, en todas las mujeres refugiadas, en las que están encerradas en los Cies, en las menores no acompañadas; en las que siguen siendo invisibles, las Negras, las hijas de Abya yala,las Asiáticas, las Musulmanas, las Gitanas, las empleadas del hogar, las Discas, las Lesbianas, las Bisexuales, las que están cumpliendo en Penitenciarias, las Trabajadoras sexuales, las Trans, las que ya no están, Y esa rabia, se vuelve huracanada, y golpea con hacer retroceder a todo el que se interponga en su camino, porque sabemos que juntas somos más fuertes.
La tienda de Afroféminas

Otro año mas de reflexión, y de empezar a entender nuestra militancia desde otras pluralidades. De no solo abrazar la interseccionalidad, sino de diseccionarla. De hacerla nuestra, desde la individualidad, para llegar a lo colectivo. Otro año mas, donde no nos importa caerle bien, o gustarle al feminismo blanco hegemónico, que se apropia de frases antirracistas para sus pancartas, que nos hace fotos para embellecer su consciencia, y que luego nos olvida, allí, en el día a día. Otro año mas de incomodar a la supremacía blanca, al patriarcado, y al creciente fascismo, con nuestra presencia. Con nuestros cuerpos desarraigados y marginales, apropiándonos desafiantes de las calles coloniales, que rabian con nuestra presencia, pero beben la leche que nutre de él. Otro año mas para redefinirnos y buscar nuevos adjetivos para nuestro antirracismo, para nuestro afrofeminismo, para nuestro ideal de batalla. Porque nosotras, sabemos que esta lucha no es de un día, pero aún así nos rendimos a el, como forma de pleitesía, a nuestras antepasadas, que no podían ni siquiera militar públicamente, pero aún así se las ingeniaban, para alzar la voz, y abrazarse en sororidad clandestina.

Se acerca el 8m. Otro año más de inundar las calles, de parar en nuestras casas, de tomarnos un minuto entre trabajo y trabajo, a querernos y a sentirnos presentes. De gritar MI feminismo, Tu feminismo, NUESTRO feminismo. El feminismo de todes, y para todes. Alcémonos al unísono, celebrando nuestras diferencias, desafiando los peligros de una idea única. Alcémonos y celebremos esta marea imparable, con furia, con alegría, con dolor, y sobre todo con consciencia de lo que supone nuestra presencia, en esta sociedad.

»No estoy aceptando las cosas que no puedo cambiar,estoy cambiando las cosas que no puedo aceptar».

Angela Davis

¡Feliz revolución compañeras!

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!

Suscribiéndote recibirás, quincenalmente, una puesta al día de las notas publicadas, los materiales periodísticos que compartimos con otros medios de la prensa canadiense y del exterior, y sugerencias acerca de actividades culturales y recreativas de tu interés.